Salvador Parra, socio número 1

Salvador Parra es uno de los socios fundadores de nuestro club y un asiduo en las altas posiciones de su ranking anual año tras año. Su dilatada trayectoria refleja lo que para muchos costasoleños fueron los principios del golf.

¿Cómo empezaste a jugar al golf?

Pues empecé a jugar al golf con 14 años en 1975.

(risas) Al final te vamos a sacar hasta tu edad. Muy jovencito ¿no? y en una época en la que no era muy habitual jugar al golf.

Bueno, mi padre hacia de caddy en Aloha los fines de semana y un verano me fui con él. Aunque he de decir que había casi 400 personas para salir de caddy y al principio me queda sin salir. Tuve que aprender poco a poco a hacer de caddy, con paciencia llegó mi oportunidad y empecé a salir al campo. Después Jose Luís Manga me ofreció hacerme cargo junto a Juan Morito del campo de prácticas del club, pasado un tiempo Juan se Marchó y ocupó su lugar el profesional Diego Morito primo de Juan. Como llevábamos el campo de prácticas, nos dejaban salir al campo por las tardes y en ese momento fue cuando empecé a jugar al golf.

¿ Has seguido jugando desde entonces? Cuántos años.

No, no. En 1978 hubo una gran crisis que muchos aún recordamos y hubo que dejarlo.

¿Cómo llegas al club?

En realidad no había club cuando llegué o llegamos, porque llegamos varios después de estar varios años jugando en los campos de la zona. La subida en los precios de los greenfees nos empujó a unos cuantos jugadores a reunirnos buscando el bien común de todos los que no éramos socios de un club de golf con campo. La primera reunión fue en el Bar Triana de Miraflores y asistieron 25 jugadores. La verdad es que en la segunda éramos 50 y en tres meses conseguimos ser 300 jugadores.

¿Qué ha cambiado desde entonces?

Sobre todo la cercanía entre socios. 

¿ Echas de menos algo de sos principios?

Pues esas reuniones donde los socios nos reuníamos para hacer las normativas del club. Muchos de esos socios aún están en el club.

¿Cuál ha sido la mejor época que has vivido en el club ?

La mejor época fue a finales de los 90 y principios del 2000. El club tenía un montón de patrocinadores que ayudaban al club patrocinando sus torneos con grandes premios.

¿Tu mejor recuerdo?

Cuando nos informaron de que nos iban a conceder un local para el club. Imagínate, habíamos estado en seis sedes provisionales.

¿ Y el peor?

El peor, durante la entrega de premios de un torneo que celebró el club en el Parador de Golf en Málaga. Enterarte que ETA había asesinado a Miguel Angel Blanco me impactó tanto…

¿Que te gustaría cambiar de nuestro club si pudieras?

Quizás la forma de apuntarnos a los torneos. Aunque se que es muy difícil, me gustaría que fuera en la Sede y que nos diera la oportunidad de reunirnos allí.

¿ Hay algo que no cambiarías?

Lo bien que me lo he paso todos estos años compartiendo grandes momentos con todos los socios que están y que estaban. todos ellos han puesto su granito de arena para que el club sea lo que es.

Por último me gustaría que compartieras con nosotros una anécdota de las muchas que se que tienes.

(Risas) Mira, hace años teníamos un patrocinador muy bueno que siempre donaba grandes premios para los torneos. En un torneo en Atalaya Golf, en el listado de premios aparecía «un viaje». Ya puedes imaginarte la expectación de los socios, pues nada, a la hora de la entrega de premios apareció el patrocinador con «un viaje»de calabazas de 15 kilos…